Mauro: lo artesanal

La ópera prima de Hernán Rosselli, Premio Especial del Jurado en la Competencia Internacional del BAFICI 2014, en el catálogo de Qubit.tv

Mauro compra ropa en las ferias y paga tragos en los bares. En apariencia, realiza un recorrido completamente normal. En él no hay sospechas, corridas, policías o personajes con aspecto de mafioso. Sin embargo, pronto vemos que el circuito se repite y que Mauro nunca tiene cambio, siempre paga con billetes grandes. En el devenir, una pequeña escena se inserta como una interferencia: una vendedora le muestra que el billete con el que pagó es falso y Mauro pide disculpas. Y lo que podría ser un detalle más de la descripción de la vida del protagonista, es el primer indicio de que hay algo que no estamos viendo. Aquí no es la trama o la estructura narrativa la herramienta utilizada para hacer hincapié en tal o cual elemento. Por el contrario, Mauro pareciera ser un film que invita a la observación. De a poco, acompañando a su protagonista, entendemos que hay algo se va develando a partir de indicios. Mientras se suceden las escenas cotidianas de la vida de Mauro, de su día a día compartido con un serigrafista llamado Luis y su mujer embarazada, y de la relación que entabla con la chica de la cual, con el paso de los días, se enamora, empezamos a hacer foco en aquellas instancias en las que se ven fragmentos de billetes y anécdotas relacionadas con dinero falso.

Mauro, de Hernán Rosselli

Y si el trabajo de “pasar” –o, incluso, fabricar- billetes falsos no está puesto tan en relieve, es porque el propio Mauro pareciera no darle mayor importancia que al resto de los las changas y los oficios a los que se dedica alternativamente para ganar dinero. Pero momento a momento y capa tras capa, de manera artesanal, el relato comienza a adquirir densidad a medida que la falsificación cobra protagonismo y abre paso a las divisiones, a las segundas miradas y a las amenazas. Porque, como aprendemos a partir del propio oficio de pasador, donde encajar demasiados billetes falsos puede encender las alarmas, la escala es importante. ¿Puede un engaño ser inocuo en pequeña escala y dañino en gran escala? ¿Puede diluirse el peligro, la responsabilidad, en pequeñas cuotas? Y, sobre todo, ¿qué es lo que nos hace querer saltar de una escala a la otra, del oficio a la fábrica, de lo artesanal a lo industrial?

Mauro, de Hernán Rosselli

Con el sur del conurbano retratado como pocas veces en el cine argentino como marco, el film de Hernán Rosselli muestra mucho más de lo que se ve a simple vista.

En el año 2014, Mauro integró la Competencia Internacional del BAFICI, donde obtuvo el premio FIPRESCI y el Premio Especial del Jurado, tras lo cual fue exhibido en el MALBA y comenzó un recorrido por festivales internacionales como el Festival de Roma, la Biennale, el Festival de Nantes, Rotterdam International Film Festival, Munich International Film Festival, London Argentinian Film Festival y el Festival Internacional de cine de Cali. Actualmente puede verse en la plataforma de cine on-demand Qubit.tv.