Mario Varela, director de La vida que te agenciaste: “Quería filmar a esos artistas en su relación cotidiana, no formal”

En la década del 90, mientras estudiaba en la Escuela de Cine de Avellaneda, Mario Varela fue parte de un grupo de poetas nucleados en torno a la mítica publicación 18 whiskys y de un documental que él mismo realizó sobre ellos. 25 años después, decidió investigar qué había sido de la vida de aquellos amigos-poetas y volvió a posar la mirada sobre aquel grupo a través del lente de su cámara. El resultado de ello es La vida que te agenciaste, el largometraje documental que tendrá su Premiere Mundial en la sección Artistas en Acción del (20) Bafici.

-¿Cómo llegaste a la decisión de filmar La vida que te agenciaste?

Yo ya había filmado para la escuela de cine de Avellaneda (donde estudié) un documental con mi grupo de amigos, que ya eran todos escritores. El documental aquel era una rally de bares, una competencia alcohólica donde los jóvenes bardos tomábamos un trago distinto en cada bar. Era una carrera que bullía de hormonas juveniles. Veinticinco años después, viendo que el tema “poetas de los 90” seguía dando que hablar, decidí investigar qué había pasado con esos jóvenes amigos. Un poco por historia, un poco por curiosidad propia.

-¿Cómo describirías aquel grupo de poetas de la década del 90?

El grupo de la 18 whiskys siempre fue un grupo de amistades intensas. Amores y odios profundos, nunca indiferencia. En los 90 fue la cresta de la ola del enamoramiento de unos con otros y ya en el 2000 comenzó la marea de disputas donde siempre se cruza lo afectivo con lo que se puede llamar el reconocimiento literario o el mérito por lo producido. Esa marejada fue, vino, va y viene.

Varela, Rojo, Bianchi y Durand
Varela, Rojo, Bianchi y Durand

-¿Cómo se encara una obra en lenguaje cinematográfico sobre un movimiento literario y sus personajes?

Este documental con apoyo del INCAA fue aprobado por 3 votos a favor y 2 en contra. Y recibió la recomendación del comité de selección de mantener el espíritu fresco de la 18 whiskys. Yo ya sabía que filmar con poetas es más complicado que filmar con gatos. Igual los conozco a todos, mucho. Quería filmar a esos artistas en su relación cotidiana, no formal. Charla de amigos, viaje, caminata, bar. Todo eso que no se encuentra en un libro o una entrevista: lo cotidiano, incluso hasta la anécdota banal. Tuve que sub alquilar una parte del documental a una directora amiga por mis disputas personales con alguno de ellos. Todo eso es algo que no podía poner en un guión para presentar ante el INCAA. En un momento tuve que dejar que la historia siga su curso y me indique qué filmar, y eso se ve.

Pulpería en Duggan, con Martelli, Perdomo, Rojo, Perigini, Varela. Foto Lucas Martelli
Pulpería en Duggan, con Martelli, Perdomo, Rojo, Perigini, Varela. Foto Lucas Martelli

¿Por qué eligieron filmar escenas en el pueblo de Duggan? ¿Cómo fue el rodaje en esa localidad?

Duggan es hermoso. Fuimos porque Darío Rojo, gran poeta, se fue a vivir ahí. De pronto encontramos que teníamos el apoyo de la gente del lugar para hacer las tomas que queríamos y todo sin esfuerzo, con naturalidad. Decíamos “queremos tal paisaje y una moto” y aparecían las dos cosas. “Queremos un auto abandonado para hacer un croma” y aparecía un vecino con el auto en el jardín,con mate y discos viejos. Lamento que no hayan entrado unas escenas delirantes que filmamos con la búsqueda de un fantasma de una mujer que aparece cerca del santuario del Gauchito Gil.

Lucas Martelli, Mario Varela. Foto Claudio Remedi
Lucas Martelli, Mario Varela. Foto Claudio Remedi

-¿Cuál es la importancia dentro del film del bar de Villa Domínico en el que filmaron y de la escena sobre el autopista Buenos Aires – La Plata?

Al bar de la costa frente al arrollo Santo Domingo lo conocí por un sonidista de la escuela de cine de Avellaneda. En un momento de los años 90, ir a ese bar se convirtió en la peregrinación de los sábados. Llegar no era lo mismo que ahora. Había un bondi que salía desde Constitución y nos dejaba en la autopista. Desde ahí había que caminar hasta el bar bajando por una explanada de tierra. Se había convertido en un ritual del grupo, era una peregrinación y una aventura. Me sorprendió volver a encontrarlo. En el documental, la búsqueda del bar es real. Lo fuimos a buscar y ahí estaba, casi igual, 25 años después. Puedo decir que es lo que menos cambió.

Ficha técnica
La vida que te agenciaste

Argentina - España, 2018
Productora: Atolladero cine, En camino producciones e Intropia media con el apoyo del INCAA.
Producida por: Alejandra Perdomo, Serrana Torres, Mario Varela
Guión y dirección: Mario Varela
Dirección de fotografía: Lucas Martelli
Producción ejecutiva: Mario Varela, Serrana Torres, Alejandra Perdomo, Tania Balló
Montaje: Mario Varela, Gabriela Jaime
Sonido: Andrés Perugini, Horacio Almada
Música original: Marcelo Araña Neira
Diseño gráfico: Ana Barry
Ilustración: Francisco Fernández Fino