La Provincia de Buenos Aires en la Berlinale

De Chascomús a Laguna Alsina y de la Costa Atlántica al pueblo de Epecuén, los escenarios de la provincia de Buenos Aires comenzaron 2019 con un lugar destacado en las pantallas de uno de los encuentros más relevantes de la agenda global del cine: el Festival Internacional de Cine de Berlín 2019. En la edición que se desarrolló entre el 7 y el 17 de febrero en la capital alemana, la Berlinale contó en su programación con los estrenos de cortos y largometrajes argentinos filmados en locaciones del territorio provincial, aprovechando paisajes naturales y símbolos arquitectónicos para ambientar sus historias. Un comienzo de año prometedor, que aumenta las expectativas por lo que vendrá en los próximos meses.

Los rugidos que alejan la tormenta, el cortometraje de Santiago Reale que participó de la sección Generation 14+, sigue los pasos de un personaje solitario que vive y pesca en una laguna, alejado del tráfico, la gente ylas responsabilidades. Para el rodaje, el director eligió la Laguna Alsina, en el partido bonaerense de Guaminí, y Epecuén, un pueblo del partido de Adolfo Alsina que se encuentra en ruinas desde la crecida de la laguna homónima en el año 1985.

Los rugidos que alejan la tormenta de Santiago Reale

Breve historia del planeta verde, el film del director cordobés Santiago Loza, tuvo su estreno en la sección Panorama del festival y recibió el premio a la mejor ficción de los 33º Teddy Awards, que distinguen a las obras relacionadas con el colectivo LGTBIQ. Con escenas filmadas en la localidad bonaerense de Chascomús, la película cuenta la aventura de Tania,quien se entera de que su abuela pasó sus últimos años de vida en compañía de un extraterrestre y se embarca, junto a dos amigas, en un viaje por el interior para ayudarlo a volver a su planeta.

Santiago Loza en la ceremonia de cierre. Foto: Otroscines.com

También en la sección Panorama tuvo su estreno mundial Los miembros de la familia, el segundo largometraje de Mateo Bendesky. Protagonizado por Laila Maltz y Tomás Wicz, el film retrata a dos hermanos varados durante el invierno en un pueblo de la Costa Atlántica, intentando lidiar con la muerte de su madre. Las calles vacías, las playas, las típicas construcciones de la costa bonaerense y un muelle de pescadores de madera que se interna en el mar sirven de escenarios para la elaboración del duelo de los adolescentes mientras conversan y reflexionan sobre sus vidas.

Los miembros de la familia a de Mateo Bendesky