Francisco Pedemonte, director de Ciclos: “La bicicleta tiene un encanto especial”

Detrás de Ciclos, el documental que Francisco Pedemonte realizó sobre un joven ciclista oriundo de Chacabuco, Provincia de Buenos Aires, hay sin dudas una experiencia única: la de registrar con la cámara y durante años a un adolescente que se desliza en bicicleta por infinidad de paisajes, pistas y competencias mientras, a su alrededor, lo que se desliza es la propia vida. BAFilm conversó con el director sobre el rodaje de esta película que tiene su Premiere Mundial en el (20) Bafici, como parte de la sección “Pasiones”.

-¿Cómo nació la idea de filmar Ciclos?

Ciclos nació porque yo estaba buscando a algún atleta adolescente con la intención de filmarlo durante dos o tres años hasta la llegada de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. Me interesaba analizar su pasión, pero sobre todo investigar por qué un chico de esa edad se dedica a algo tan arduo a pesar de estar rodeado de estímulos más placenteros como los amigos, el tiempo libre, el amor. Era una película que tenía que dar cuenta de un período particular. Me interesaba ver cómo esos dos o tres años convierten a una persona de 15 años, y tenía la idea de que esos años iban a incluir una decisión: seguir compitiendo a fondo hasta llegar al profesionalismo, o abandonar y dedicarse a divertirse como cualquier chico. Elegí un ciclista porque me parece que la bicicleta tiene un encanto especial, es el primer vehículo que dominamos cuando somos chicos y uno la suele ligar a la libertad de movimiento, mientras que para Ignacio -el protagonista de la película- era la herramienta de trabajo, justamente lo que lo alejaba de sus libertades adolescentes

-¿Qué dificultades se presentan en un rodaje que se centra en una figura en movimiento como una bicicleta?

No sabíamos qué tan difícil iba a ser filmar ciclismo, tanto mi equipo como yo aprendimos sobre la marcha. En los entrenamientos resultó bastante sencillo, ya que los ciclistas mantienen una velocidad constante y están acostumbrados a ir acompañados por autos o motos. Filmamos esas escenas desde un auto con el baúl abierto y ellos se acercaban mucho a nuestra posición porque el vehículo les corta el viento y les hace gastar menos energía al pedalear. En las carreras es mucho más difícil -sobre todo en las de ruta- ya que las reglas no permiten que haya vehículos interfiriendo en el camino, salvo las motos de los comisarios y algunas motos de prensa a las que logramos acceder a veces. En otros casos, el plan fue reflejar las carreras desde los personajes que se encontraban esperando la llegada de los corredores.

-¿Hubo un proceso de selección de locaciones o la elección se hizo en base a un seguimiento del personaje por sus recorridos habituales?

No hubo una selección de locaciones, ya que la idea de la película siempre tuvo como premisa ser fiel a las actividades que el personaje realizaba como parte de su crecimiento como ciclista. Ignacio es de la provincia de Buenos Aires y resulta que varios de los mejores lugares para practicar ese deporte están en esta región.

-¿Cuáles fueron las locaciones en Provincia de Buenos Aires en las que rodaron?

En Chacabuco filmamos la casa de Ignacio -el protagonista- y también calles cercanas, rutas donde Ignacio suele practicar, un boliche y un estudio de radio. En Mar del Plata filmamos en algunas calles y sobre todo en el Velódromo Municipal Julio Polet, la pista más importante del país. En Bragado filmamos algunas imágenes en la plaza 25 de mayo y luego en uno de los accesos, donde se había efectuado un corte para realizar la carrera. Y en Ezeiza filmamos en el predio del CeNaDe, uno de los lugares más lindos para practicar ciclismo. Es donde concentran los jóvenes deportistas que van a ser parte de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

Giorgia García Moreno (Sonidista) y Lucas Gaynor (DF) durante el rodaje en el Velódromo Municipal Julio Polet en Mar del Plata. PH: Francisco Pedemonte
Giorgia García Moreno (Sonidista) y Lucas Gaynor (DF) durante el rodaje en el Velódromo Municipal Julio Polet en Mar del Plata. PH: Francisco Pedemonte
Giorgia García Moreno (Sonidista) y Lucas Gaynor (DF) durante el rodaje en el Velódromo Municipal Julio Polet en Mar del Plata. PH: Francisco Pedemonte
Giorgia García Moreno (Sonidista) y Lucas Gaynor (DF) durante el rodaje en el Velódromo Municipal Julio Polet en Mar del Plata. PH: Francisco Pedemonte

¿Cuánta importancia adquieren los lugares por los que transita el protagonista con su bicicleta?

Cuando empecé a filmar, me interesaba mucho destacar el carácter nómade que tenía la rutina de Ignacio, que implicaba viajar todos los fines de semana (y a veces semanas enteras) a carreras en distintos lugares del país. Me parecía llamativo cómo, aunque se trasladaba a lugares muy distintos, eso no le resultaba particularmente cambiante, ya que él sólo estaba concentrado en las carreras. El único lugar que me parece especial es Mar del Plata, porque allí está el velódromo donde se pueden ver las carreras más profesionales y me parece que se siente en la película que ese lugar no es igual a los otros, que representa una especie de evolución en el profesionalismo de Ignacio y por eso está hacia el final de la película, como uno de los objetivos principales a los que puede aspirar un ciclista juvenil.

 

Ficha técnica
Ciclos

Argentina, 2018.

Con Ignacio Semeñuk

Dirección: Francisco Pedemonte
Dirección de fotografía: Lucas Gaynor
Cámara: Juan Renau
Sonido directo: Giorgia García Moreno
Producción ejecutiva: Santiago Borensztejn
Jefa de producción: Cecilia Pisano
Montaje: Manuel Ferrari
Diseño de sonido: Sofía Straface
Música original: Juan Tobal
Edición de ambientes y efectos: Camila Ruiz Díaz Odena
Artista de foley: Giorgia García Moreno
Grabación de foley: Constanza Pando
Mezcla de sonido: Lucas Meyer - Sebastián González - El cono del silencio
Fotografía adicional: Diego Saguí
Corrección de color:Juan Pedro Razzari - Periférica Cine
FX: Daniel Venditti
Meritorio de producción: Juan Segundo Álamos
Diseño Gráfico: Juliana Pedemonte - Colorblok