Escenarios bonaerenses por el mundo. Películas rodadas en Provincia con estreno internacional

Transformados, resignificados o simplemente retratados como lo que son; distintos escenarios, paisajes, construcciones y rincones de la Provincia de Buenos Aires viajando por las pantallas de los principales festivales internacionales de cine, formando parte y aportando sus características a la construcción de los mundos y las historias narradas en las más recientes y elogiadas producciones cinematográficas argentinas. Y es que el año 2018 viene marcando una alta presencia de películas nacionales en las principales secciones competitivas de festivales como la Berlinale, el Festival de Locarno, el FID Marseille y el Festival de San Sebastián; muchas de ellas rodadas en territorio bonaerense.

Así como en la provincia existe un amplio espectro de locaciones, desde paisajes naturales que emulan otras latitudes del planeta hasta piezas de arquitectura que permiten reconstruir y ambientar tiempos pasados, la gama de películas argentinas presentes este año en la ronda de festivales internacionales exhibe una maravillosa y saludable diversidad de formas, estilos narrativos y contenidos. Encontrar la locación ideal para cada una de las escenas puede y suele ser determinante, no sólo desde la construcción estética y narrativa sino también desde la administración de los recursos con los que cuenta cada producción, y es por ello que BAFilm se aboca a la tarea de facilitar a las producciones la tarea de hallar el escenario adecuado.

“La Flor” de Mariano Llinas.

La Flor, la película de 14 horas de Mariano Llinás que obtuvo el premio a Mejor Película de la Competencia Internacional del último BAFICI, tuvo su estreno internacional en la principal sección competitiva del Festival de Locarno. Participó del Festival de Toronto, el Festival de Nueva York, el Festival de Londres y ganó el Premio del Jurado del Festival de Biarritz. Este vasto film, cuyo rodaje se extendió casi 10 años y llevó su producción a distintos puntos del país, se filmó también en las localidades bonaerenses de Campana, 25 de Mayo, Maipú, Baradero, Tandil, Hurlingham, Luján, Mar del Plata, Chascomús, Carmen de Areco, Carlos Casares, 9 de Julio, Alberti, Mercedes, Gorchs, Lobos y Villa Marteli.

Las Hijas del Fuego, el film porno de Albertina Carri, es también una road movie cuyo viaje arranca en Tierra del Fuego. En el retrato del recorrido de las protagonistas, la directora utiliza locaciones de Ituzaignó, Adrogué, Ingeniero Maschwitz, General Rodríguez, Sierra de la Ventana y Bahía Blanca. Luego de ganar el Premio Mejor Película en la Competencia Argentina del BAFICI, Las Hijas del Fuego tuvo su paso por la competencia Platform de Toronto y el Festival de San Sebastián, de cuyas programaciones también fue parte Rojo, de Benjamín Naishtat.

“Viaje a los pueblos fumigados”, de Pino Solanas

Viaje a los Pueblos Fumigados, de Fernando E. Solanas, tuvo su estreno internacional en la Berlinale, mientras que en el FID Marseille se estrenó internacionalmente El ruido son las casas, de Luciana Foglio y Luján Montes.

“Marilyn”, de Martín Rodriguez Redondo

Marilyn, el largometraje de Martín Rodríguez Redondo filmado en Cañuelas, tuvo su paso por la Berlinale, la sección Horizontes Latinos del Festival de San Sebastián y resultó ganadora en el Festival LGBTQ de Tel Aviv, la única muestra de cine LGBTQ en Medio Oriente.

“Malambo”, de Santiago Loza

El film Malambo, de Santiago Loza, tras su estreno en Berlinale fue programado en BAFICI y Biarritz.

“T.R.A.P.”, de Manque La Banca

El cortometraje T.R.A.P. de Manque La Banca, filmado en Punta Lara, Ensenada y Punta Indio, participó de la Berlinale y fue parte de la Competencia Vanguardia y Género en el BAFICI.

“Mi Obra Maestra”, de Gastón Duprat

Por último, Mi Obra Maestra, de Gastón Duprat, rodada en el Hospital Ballestrini, de La Matanza, y en calles de Ciudad Evita, fue seleccionada para participar del Festival de Venecia.

Los escenarios devienen en set de filmación de un cine que está siendo reconocido en todo el mundo, y los programadores y jurados de los festivales internacionales más relevantes de la industria están dando cuenta de ello