Entrevista a Liliana Paolinelli, directora de Margen de error : “Los espacios son fundamentales”

El cuarto largometraje de Liliana Paolinelli es una comedia romántica que gira en torno a tres mujeres. Iris, de unos cincuenta años y en pareja con otra mujer de su edad, descubre con interés el deseo que le despierta la joven hija de una amiga que llega a Buenos Aires a estudiar. Con escenas filmadas en la localidad de Lobos, el film tuvo su estreno como parte de la Competencia Oficial Argentina del 21 BAFICI.

¿Cómo surgió la idea que originó la historia de Margen de error?

Cuando yo era joven me juntaba bastante con unas lesbianas de cincuenta años en Córdoba. Ellas eran muy vitales, nos divertíamos mucho. Resulta que ya alcancé la edad que ellas tenían en aquel entonces y ahí surgió la chispa del proyecto.

Hasta hace unos años, la comedia en general, y la comedia romántica en particular, parecía tener muy poca presencia en el cine independiente local. ¿Cuáles son, a tu entender, los desafíos de filmar cine de género en argentina?

La principal dificultad está en desprenderse de los modelos dominantes del género. Cuando uno habla de comedia enseguida se lo relaciona con las sitcom, la comedia americana. Pero Bergman hizo comedia. Ozu también: Primavera tardía es una gran, excelentísima comedia. ¿Cómo no va a existir el humor aún aquí, en el país del tango? Hay que encontrarle su propia forma cinematográfica.

¿Cuáles fueron, en particular, las locaciones en Provincia de Buenos Aires que se utilizaron para el rodaje y qué viste en ellas que te llevó a filmar allí?

Filmamos en Lobos, en la Estancia La Figura. Es un edificio colonial-español rodeado de un parque diseñado por Carlos Thays. En función de la clase social a la que pertenecen los personajes nos pareció verosímil que la secuencia del casamiento transcurriera allí. En términos productivos resultaba conveniente: queda a una hora y media de la capital.

¿Cómo describirías la experiencia de rodaje de Margen de error?

Cada rodaje es único. En Margen de error tal vez me di algunos gustos: filmar en el hipódromo, en un bus turístico, filmar avenidas…

¿Cuán importantes son los espacios y los escenarios en una película que gira en torno a los personajes y a los vínculos entre ellos?

Los espacios son fundamentales. En Margen de error se resignifica el mito de la provinciana que viene a la capital: Maia ya no es una Rosa de lejos pero la hiperconectividad no la salva de la experiencia real, del impacto de la gran ciudad ni de las sacudidas emocionales, por supuesto.

¿Cuál será el recorrido de Margen de Error luego de su presentación en el 21 BAFICI?

Se viene pronto el estreno comercial y tal vez participe en algún otro festival.