Guillermo Ruiz, guionista y productor de Contrapelota: “Todo el conurbano es un sinfín de locaciones extraordinarias”

Encontrá más información en:

Con dirección de Diego Crespo, el film Contrapelota tendrá su estreno el 12 de abril en el (20) Bafici y contará con una proyección al aire libre en Plaza Francia el 17 del mismo mes. Programada dentro de la sección “Pasiones”, la película realiza un seguimiento de cuatro personajes a partir de los cuales podemos conocer parte de una realidad oculta, aquella que, en palabras de Guillermo Ruiz (co-productor y co-guionista) “hace que siga vivo el fútbol”. BAFILM conversó con él sobre la experiencia de rodaje de este film que retrata rincones y personajes de lugares como Chivilcoy, Valentín Alsina y Claypole.

 

Omar Santorelli y sus jugadores
Omar Santorelli y sus jugadores

 

-La película se centra particularmente en cuatro personajes. ¿Qué tenían ellos que los hizo elegirlos por sobre otros?

La elección de los personajes tiene que ver con intentar peinar todas las aristas de este mundo: dirigente, jugador, director técnico y árbitro. Las 4 historias que elegimos las seleccionamos de un total de 36, y las elegimos por la potencia de sus personajes. A cada uno le encontramos un condimento interesante porque cada historia tenía su propio arco dramático. Santorelli, por ejemplo, se muere por dirigir en las grandes ligas. Lo hizo y le fue muy bien, pero decide volver a su pueblo porque su padre está ya muy grande y tiene una hija con discapacidad. Sganga, en cambio, es el Presidente de Victoriano Arenas y su gran conflicto es intentar armar un plantel competitivo sin hipotecar el club. El sueño de “Serrat” (Germán Bermúdez, árbitro y cantante), que es una persona intachable en su forma de cuidarse y entrenar, es dirigir en Primera. Pero es un sueño casi trunco porque ya tiene 42 años. Él menciona una dicotomía que carga consigo: en la cancha, por más que haga todo bien, igual lo van a insultar, mientras que en la música, por más que haga todo mal, igual lo van a aplaudir. El cuarto personaje es Matías Cejas, que debutó a los 18 años y aunque todavía es muy joven (tiene 32 años) ya está pensando en retirarse porque se levanta a las seis de la mañana para ir a entrenar, vuelve a la casa a comer unos cereales y sale nuevamente a trabajar hasta las 12 de la noche. Si todavía no se retiró es porque está cerca de alcanzar un récord: ser la persona que más partidos jugó con la camiseta de Claypole.  

 

Matías Cejas (jugador de Claypole)
Matías Cejas (jugador de Claypole)

 

-¿Cuán importantes son las locaciones en una película como Contrapelota?

La película transmite un perfume de lo que es el mundo del ascenso. Lo que intenta narrar es la desmesura, la pasión que tiene toda esa gente que al mundo comercial no le interesa pero que es la que hace que siga vivo el fútbol, gente que está dispuesta a dejar todo por nada, solamente por el amor que tienen por una institución, una camiseta o por el deporte en sí. En ese aspecto, la película no es de fútbol sino que es una película más social. Y ahí es donde entra otro condimento que siempre nos pareció interesantísimo: el conurbano. Allí hay unos colores, unas texturas y un montón de historias alucinantes. Todo el conurbano es un sinfín de locaciones extraordinarias. Cada cosa que vos te imaginás es superado por la realidad. Yo caminé muchísimo haciendo el relevamiento de personajes, y las locaciones van muy de la mano de su historia. No forzamos locaciones, fuimos a los lugares a los que nos llevaba la historia.

 

Backstage. Diego Crespo, Guillermo Ruiz y jugadores de Gimnasia y Esgrima de Chivilcoy. PH Pablo Martin
Backstage. Diego Crespo, Guillermo Ruiz y jugadores de Gimnasia y Esgrima de Chivilcoy. PH Pablo Martin
Backstage. Diego Crespo. PH Pablo Martin
Backstage. Diego Crespo. PH Pablo Martin

 

-Si tuviesen que destacar uno solo de los lugares a los que los llevó el rodaje de Contrapelota. ¿Cuál sería?

Yo soy un apasionado del conurbano, me encanta contarlo y describirlo porque es inagotable. La locación que me resultó visualmente más potente es la cancha de Victoriano Arenas. Por su ubicación, por estar rodeada por el Riachuelo y la villa Zabaleta, pero también por ser un predio hermoso con una cancha muy cuidada. El acceso a la cancha es impresionante porque hay que pasar por la fábrica Siam, que está nuevamente en funcionamiento. Visualmente es hermoso. La cancha de Claypole, aunque es más precaria que la de Victoriano Arenas, está pegada a un puente, con el tren que pasa cada 10 minutos, lo que visualmente te da también mucha riqueza.

 

Domingo Sganga (presidente de Victoriano Arenas) y Fernando (vicepresidente)
Domingo Sganga (presidente de Victoriano Arenas) y Fernando (vicepresidente)

 

Germán Bermúdez (árbitro)
Germán Bermúdez (árbitro)

 

-El film retrata clubes y personajes de sitios como Almirante Brown y Vicente López. ¿Cuántas similitudes y diferencias existen entre ellos?

Cada lugar es muy distinto al otro y eso es lo lindo de la película. Es algo que, sinceramente, no fuimos a buscar. Siguiendo a los personajes dimos con lugares como Victoriano Arenas y Claypole, que están en las antípodas en cuanto a sus características. Uno es un club terriblemente prolijo con un presidente que tiene como 20 años en el puesto, mientras que Claypole hace no mucho tiempo tenía la cancha suspendida porque estaba tomado por las barras, con dos facciones peleadas entre sí, viviendo el día a día y con mucha potencia popular. Y Chivilcoy no tiene nada que ver con estos dos anteriores. El equipo sale a la cancha y uno puede escuchar a la gente comiendo semillas de girasol. No hay bombo, es gente que va a ver el partido sentado y no mucho más que eso.

 

 

Bio director:
Nació en 1977 en Buenos Aires. Estudió Periodismo en TEA y se desempeñó como productor periodístico y guionista en medios de televisión abierta y por cable. Allí también realizó series documentales y de ficción. ContraPelota es su primer largometraje.

 

Ficha técnica
Contrapelota

Argentina, 2018
Director: Diego Crespo
Montaje: Pablo Martin
Dirección de fotografía: Pablo Martin
Guion: Diego Crespo – Guillermo Ruiz
Investigación: Guillermo Ruiz
Sonido: Omar Mustafa
Música original: Nicolas Pedrero
Color: Esteban Debonis
Postproducción de sonido: ZUB Sonido
Casa Productora: NENUCO