Christian Rémoli, director de Jugando con el alma: “El equipo de conjunto más importante de la historia del deporte nacional”

Encontrá más información en:

Con su amplia experiencia en la dirección de documentales y piezas audiovisuales sobre deporte, Christian Rémoli se sorprendió cuando descubrió que el cine aún no había puesto su mirada sobre lo que él define como “el equipo de conjunto más importante de la historia del deporte nacional”: la Generación Dorada. A partir de entrevistas e investigación de archivo, Jugando con el alma indaga en los orígenes de una sorprendente camada de jugadores de básquet intentando desentrañar las fuerzas que los llevaron a ganar un subcampeonato del mundo y sendas medallas olímpicas de oro y de bronce con la Selección Argentina.

BAFILM conversó con el director Christian Rémoli sobre el documental que tendrá su premiere mundial en el (20)Bafici como parte de la sección “Pasiones”.

-¿Por qué decidieron realizar Jugando con el alma?

En 2012 estábamos haciendo una serie en la previa de los JJOO de Londres, y con Gustavo Dejtiar (co-guionista) vimos que había tantas cosas de la Generación Dorada que nos parecía imposible que no hubiese un documental sobre eso. Entonces empezamos a armar un proyecto que intentamos mostrar en algunos canales, y cuando aparecieron los concursos de fomento del INCAA para televisión en 2015 nos presentamos y ganamos.

 

-¿Cómo describirías la película?

Es una mirada argentina de la Generación Dorada. Tiene el foco puesto en la formación de los jugadores, en su desarrollo en la Liga Nacional, en la manera en que se conocen y generan la mística en el Seleccionado, y en cómo llegan a quedarse con el subcampeonato del mundo en el 2002 y la medalla de oro en el 2004. Lo que intenta hacer es buscar las razones que llevaron a construir  el equipo de conjunto más importante de la historia del deporte nacional.

 

-¿Se puede decir que el básquet es un deporte que tiene más visibilidad y adeptos en las ciudades del interior del país que en CABA?

No se si más adeptos, pero claramente tiene mayor visibilidad. En el interior se juega mucho básquet, sobre todo la clase media de los centros urbanos. Siempre estuvo presente en los clubes, pero se convierte en algo masivo a partir de la llegada de La Liga Nacional. Sin liga hubiese sido imposible que el básquet se desarrolle como lo hizo, e inclusive, que hubiese habido Generación Dorada.

Andrés Nocioni
Andrés Nocioni

-A tu entender, ¿existe en el periodismo y en el público en general real conciencia de la importancia la Generación Dorada en la historia del deporte argentino y mundial?

Existe en el sentido de que se los nombra siempre y se los pone como ejemplo. Pero lo que pasa con estos ciclos como el de la Generación Dorada o Maradona en la Selección es que se les da más valor  a medida que pasa el tiempo. No es que se agrande el logro pero se amplifica la dimensión de lo que sucedió. No es normal que un equipo argentino de básquet gane un subcampeonato del mundo, una medalla dorada en los JJOO y después una de bronce. Con el Mundial 86 pasa lo mismo. El valor del título del 86 era uno a 5 años, otro a 10 y otro ahora que pasaron 32.

 

-Bahía Blanca posiblemente sea la ciudad Argentina que más rápidamente uno asocie con el básquet. ¿Cómo fue la experiencia de filmar un documental sobre la Generación Dorada allí?

Filmar en Bahía estuvo buenísimo porque pudimos conocer las familias de Pepe Sánchez y de Manu Ginóbili. Estuvimos con el padre de Ginóbili en el club Bahiense del Norte y pudimos entender cómo funciona la lógica del básquet en Bahía. Es una ciudad que está llena de clubes de básquet y en donde los clubes siguen cumpliendo una función social como en la mayoría de los lugares de Argentina. El tejido social de Bahía, más allá de la cantidad de jugadores de básquet que da, gira en torno a este deporte. Y eso es tanto o más importante que los jugadores que salieron de ahí.

Fabricio Oberto
Fabricio Oberto

-¿Cuánta relación tuvieron con la comunidad local?

Nos juntamos con la gente del básquet: Pocha Colefi, Juan García, Pepe Sánchez y el padre, el padre de Ginóbili y los dos hermanos de Manu, con el Puma Montecchia y con la gente de la Asociación Bahiense de Básquet. Nos ayudaron con los archivos y siempre con la mejor predisposición. Se nota que hay mucha pasión porque saben muchísimo. En la interacción con la gente de Bahía te das cuenta que saben mucho de básquet. A mí me sorprendió el padre de Ginóbili. No solo sabe mucho del deporte sino que además sabe contarlo y transmitirlo. Es una persona muy inteligente, tiene una claridad conceptual importante.

 

-¿Qué lugar destacarías de los que filmaron?

En Bahía grabamos las entrevistas en la ciudad, hicimos imágenes de recurso en la zona de las universidades, en el centro y en los clubes: Bahiense del Norte, El Nacional, Alem y algunos otros. También grabamos mucho en la zona de la casa de Manu. Bahiense del Norte es el club de los Ginóbili y es un caso único porque es chico, bien mantenido pero modesto, y es un club que tiene tres campeones olímpicos que hicieron inferiores y jugaron ahí: Pepe Sánchez, Emanuel Ginóbili y el Puma Alejandro Montecchia. Y las casas de las familias de dos de esos campeones están a 3 cuadras del club. Es una historia magnífica.

 

Ficha técnica
Jugando con el alma

Argetina, 2018
Director: Christian Rémoli
Producción: Andrés Pando
Guión: Gustavo Dejtiar, Christian Rémoli
Foto: Javier Grufi
Edición: Julen Giménez
Sonido y música: Pablo Nomdedeu
Casa Productora: Koala Contenidos