Cecilia Atán y Valeria Pivato, directoras de La Novia del Desierto: “Faltan más historias que aporten una mirada luminosa y esperanzadora sobre nosotros mismos”

Encontrá más información en:

A tan solo cinco meses de haber finalizado el rodaje de La Novia del Desierto, el film tuvo su estreno mundial en la sección oficial Una Cierta Mirada del Festival de Cannes, y se presentó en el Festival de Lima donde obtuvo el premio a la mejor ópera prima. Con dirección de Cecilia Atán y Valeria Pivato, en él se narra la historia que comienza cuando Teresa (Paulina García), una mujer de 54 años que trabajó toda su vida en una casa de familia en Buenos Aires, se entera que la misma será vendida. Abandonado el pequeño mundo de seguridades en el que vivió toda su vida, emprende un viaje hacia San Juan luego de aceptar una oferta laboral sin saber que, gracias a lo imprevisible, pronto se encontrará atravesando el desierto junto a un vendedor ambulante (Claudio Rissi), un inesperado compañero de búsqueda que la llevará a descubrirse a sí misma.

Antes de su paso por el Festival de San Sebastián y del estreno en Argentina el 21 de Septiembre de 2017, conversamos con las directoras sobre la experiencia del rodaje.

 

Valeria Privato y Cecilia Atán
Valeria Pivato y Cecilia Atán

 

 ¿Cuál fue el criterio que utilizaron para la selección de la locación en Provincia de Buenos Aires?

La casa de familia de la cual parte forzadamente la protagonista al comienzo del film era para nosotras tan importante dentro de la historia como el desierto. Al ser una primera película, con presupuesto acotado y con pocas posibilidades de realizar decorados, la locación debía cumplir varias exigencias al mismo tiempo: por un lado tenía que ser amplia, espaciosa y traslucir un pasado glamoroso. A la vez debía verse claramente en cada plano el paso de los años y la caída de clase social que sufrió la familia a lo largo de las generaciones. Buscábamos un lugar expresivo, que fuera bien cinematográfico. Sabíamos que sólo en la provincia de Buenos Aires podíamos encontrar este tipo de construcciones, de otra época, bien conservadas y que concentraran la tensión que antes mencionábamos. Llevó varios meses  de intensa búsqueda dar con el lugar ideal, hasta que finalmente encontramos una hermosa casona en el barrio de Bella Vista.

 

Backstage: La novia del desierto. Rodaje en la localidad de Bella Vista.
Backstage: La novia del desierto. Rodaje en la localidad de Bella Vista.

 

¿Cuán importante es la elección de las locaciones en una historia que gira en torno a un viaje y a un cambio radical de paisaje como La Novia del Desierto?

Ambas locaciones – la casa y el desierto- eran fundamentales por oposición. La casa representa, para Teresa, el refugio, el lugar seguro que habitó durante treinta años. Tenía que tener “peso específico” para poder, por propiedad  transitiva, tener peso -como pasado- sobre la protagonista. El desierto en cambio, representa el vacío, el espacio que ella debe atravesar para poder re-inventarse. El diálogo que existe entre estos dos extremos son el corazón de la historia y es a través del telón de fondo que vamos, como espectadores, comprendiendo a Teresa: lo que necesita perder del pasado para impulsarse hacia el futuro. Esta decisión creativa tuvo su eco en el abordaje técnico, determinando al anamórfico como el formato de la película. La posibilidad de tener más superficie para contar convertían tanto al desierto como a la casa de Buenos Aires en un personaje más.

 

Paulina García en la casona de Bella Vista.
Paulina García en la casona de Bella Vista.

 

¿Qué desafíos y sorpresas tuvieron que afrontar por el hecho de filmar en la ruta, dentro de un vehículo y en medio del desierto?

Filmar en escenarios naturales -el desierto, la ruta- hace que debamos ser como directoras, pero además como equipo, flexibles ante los contratiempos e imponderables que surgen necesariamente más allá de lo planeado. En ese sentido, y tal vez por haber sido técnicas en set durante tanto tiempo, siempre hemos privilegiado aprovechar lo que ocurre en pos de la película. Entre las diferentes anécdotas que podríamos relatar del rodaje de La Novia, hay una que quedó en la memoria de todos los que estuvimos ahí: en nuestro guión había una secuencia en la que se desataba, de noche, una tormenta de viento y luego de lluvia. En Argentina la zona cuyana en la que rodamos la película es una de las más secas dentro de nuestro territorio. Durante meses le dimos vueltas al asunto para entender cómo resolver de la mejor forma ambos efectos. Nuestro presupuesto era acotado y nos preocupaba esa secuencia en particular pero también la continuidad de la lluvia pos tormenta, ya que la historia transcurre en un día cronológico. Finalmente, y sobre el día de rodaje, ocurrió lo inesperado: comenzó a llover torrencialmente sobre todo San Juan. Llovió, llovió y llovió para la sorpresa de todos los habitantes locales. Esa tormenta duró dos días y si bien tuvimos que suspender el rodaje, los escenarios pos tormenta (con los colores brillantes que trae el agua y los grandes charcos) son reales en la película. Ese, sería el primero de muchos milagros que nos traería la Difunta Correa.

 

Susana Pampin
Susana Pampin

 

 El film también es producto de un viaje de varias paradas entre las que se cuentan laboratorios de guión, incentivos y premios a la pre y post producción y la exhibición en el Festival de Cannes. ¿Cómo vivieron el proceso de crecimiento de la película a partir de ese trayecto?

Desde el principio abordamos el proyecto paso a paso, concentradas en el trabajo y la tarea cotidiana. Nuestro recorrido, como al personaje en la película, se nos fue develando a medida que avanzábamos. El proceso de guión llevó más de tres años, pasando por tres laboratorios internacionales. Luego ganamos el premio de ópera prima del INCAA y al año siguiente el premio de las artes Chileno. Con ambos fondos financiamos la película. Rodamos en noviembre y diciembre del 2016 y en mayo del 2017 viajamos rumbo al Festival de Cannes para hacer nuestra premiere mundial. Si bien lo que ocurrió superó ampliamente nuestro planes, nuestra manera de vivir el proceso nunca cambió. Aún hoy transitamos el día a día dejándonos sorprender por aquello que vendrá.

 

Backstage: La novia del desierto
Backstage: La novia del desierto

 

¿Qué sensaciones les dejó el recibimiento del público y la crítica extranjera del film en su paso por los festivales internacionales?

Los directores tienen, por supuesto, una opinión y una mirada sobre su obra, pero el sentido de lo hecho se completa con lo que le pasa finalmente al público cuando ve la película. El recibimiento tanto en Cannes como en Lima, los dos festivales en donde fue exhibida La Novia, fue de lo más emotivo; las personas se van del cine conmovidas y modificadas. En un mundo con tanta crueldad y horror, faltan quizás más historias que aporten una mirada luminosa y esperanzadora sobre nosotros mismos, y todos los que vieron la película nos devuelven, sobre todo,  agradecimiento.

 

Paulina García y Susana Pampin
Paulina García y Susana Pampin

 

 

Ficha técnica
La novia del desierto

Guión y Dirección: Cecilia Atán y Valeria Pivato
Director de fotografía: Sergio Armstrong
Directora de Arte: Mariela Ripodas
Vestuario: Beatriz Di Benedetto y Jam Monti
Montaje: Andrea Chignoli
Música original: Leo Sujatovich
Cast: Paulina García y Claudio Rissi
Productores: Cecilia Atán - Valeria Pivato - Ceibita Films - El perro en la luna - Eva Lauria - Raúl Aragón
Productores asociados: Zona Audiovisual - Haddock Films - Lucero Garzon - Florencia Poblete - Carolina Álvarez